Escribanos

Cómo cuidar un Anturio

Anturio o Anthurium es una planta originaria de Sudamérica, muy común en los hogares por su belleza y fácil cultivo. Si lo cuidas como lo necesita, te regalará sus magníficas flores de intenso color en cualquier época del año.

Estos son nuestros consejos para un correcto mantenimiento:

Con alma tropical

El nombre Anthurium designa un género de plantas que incluye alrededor de 800 especies diferentes, todas ellas exóticas y muy atractivas. Uno de los más comunes aquí es el Anthurium andreanum, que cuenta con grandes flores rojas, rosadas y blancas y hojas en forma de corazón.

Proviene de países con clima tropical, por lo que se cultiva bien en interior. Le gustan los ambientes con temperaturas cálidas (no inferiores a 15ºC) y con mucha humedad.

Una floración espectacular

Más que flores, el anturio exhibe curiosas inflorescencias en forma de espádice llamadas espatas (hojas modificadas). La mayoría son de un espectacular color rojo, aunque también pueden ser blancos o de diferentes tonalidades de rosa.

Si quieres que tu anturio esté produciendo flores durante todo el año, recuerda darle los cuidados que necesita: temperaturas cálidas constantes, luz indirecta, un ambiente húmedo y un abono adecuado en el momento adecuado.

Cuidado con el sol

El anturio, como la mayoría de las plantas de interior, necesita luz natural para vivir y crecer. Sin embargo, hay que tener cuidado con la ubicación, ya que no soporta los rayos directos del sol: queman sus hojas provocando que adquieran un color amarillento. Si esto sucede, lo mejor que puede hacer es alejarla de la ventana y buscarle otro rincón.

¿El sustrato? Ligero y bien drenado

Incluso si no eres un experto en jardinería, cultivar tu anturio será bastante fácil si sigues estos consejos. Debe, por ejemplo, asegurarse de que el sustrato de la maceta tenga la capacidad suficiente para retener la humedad sin encharcarse.

El suelo debe estar aireado y es mejor elegir un pH ligeramente ácido. Para lograrlo puedes agregar un poco de compost o turba. Si optas por un sustrato universal para tu anturio no te equivocarás.

Una buena pauta de riego

El anturio prefiere un riego regular, aunque moderado. La rutina se puede establecer de esta manera: un par de veces por semana en verano, y solamente una en otoño y en invierno.

Sin embargo, la mejor manera de saber cuándo has de regar tu anturio es tocar el sustrato para comprobar si está húmedo o seco. Riégalo solo en este último caso.

Lo mejor para esta planta es proporcionarle un agua blanda, con poca cal. Puedes optar por regar con agua destilada, o dejarla reposar una noche.

Otro aspecto importante a la hora de cultivar el anturio es la humedad ambiental, que debe ser alta. Para lograrlo es buena idea pulverizar sus hojas varias veces al día, sobre todo en época de mucho calor.

Que no le falten nutrientes

Un fertilizante adecuado al comienzo de la primavera le vendrá de maravilla al anturio, para afrontar esa etapa tan importante en la que brotan hojas y flores nuevas. Puedes utilizar un abono líquido disuelto en el agua de riego o, si lo prefieres, un fertilizante granulado que se extiende en la maceta y que se va disolviendo poco a poco.

Aire limpio en casa

No es la primera vez que hablamos de la capacidad que poseen algunas plantas de purificar el aire de un interior y de eliminar sustancias perjudiciales para la salud. El anturio es una de ellas. Si la tienes en casa, verás como la calidad del ambiente mejora considerablemente. Los expertos indican que es capaz de eliminar amoniaco, formaldehído, tolueno y xileno.

Cómo reproducir el anturio

El anturio es una especie fácil de reproducir por esquejes. De hecho, es la manera habitual de hacerlo. Antes de trasplantarla (lo que deberás hacer cada dos años aproximadamente) deja al descubierto las raíces de la planta y separa tallos teniendo mucho cuidado de no estropearlas. Ponlos en otra maceta de pequeño tamaño con un buen sustrato universal y riega abundantemente.

¿Qué le pasa a mi planta?

Aunque se trata de una planta resistente y fuerte, en ocasiones sufre ciertos problemas que se reflejan en sus hojas y tallos.

  • Si las hojas de tu anturio comienzan mostrar algunas partes de color marrón eso indica que hay bacterias que están atacando a la planta. Cuando los tallos también están afectados, entonces lo que sufre la planta son hongos que dañan la planta desde la raíz, debido a una excesiva humedad en el sustrato.
  • Cuando las hojas se ponen amarillentas el anturio está recibiendo demasiada luz solar. Y si surgen flores de color verde, eso quiere decir que recibe menos luz de la que necesita.

Cuidado de Anturios: una guía rápida

Los Anturios requieren cuidado y mantenimiento regulares.

¡Solo sigue nuestros consejos sobre cómo cuidar tus Anturios y pronto estarás en camino de convertirte en un verdadero papá plantil!

Para ayudarle a recordar los elementos esenciales, creamos una práctica guía de referencia a continuación con consejos rápidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *