Escribanos

Cómo cuidar un terrario de suculentas

Las suculentas originalmente provienen de áreas áridas y secas, por lo que no necesitan mucha agua. No les gusta estar en suelo húmedo porque sus raíces son sensibles a las bacterias que se desarrollan cuando hay humedad. Básicamente, hay 2 cosas para recordar sobre el cuidado de las suculentas en el terrario: luz y agua.

¿Cómo saber cuánta luz es necesaria para las suculentas?

Con muy poca luz; las plantas crecerán altas o se doblarán en una dirección en busca de luz. Eso se llama «estiramiento» o etiolación y ocasiona plantas débiles y quebradizas, se verán un poco graciosas. Además puede hacer que sus plantas se pongan pálidas y pierdan su color. Coloque su planta en un lugar más iluminado.

Si sus suculentas no han estado expuestas a la luz solar directa, evite moverlas al Sol durante períodos prolongados, ya que se quemarán. La luz solar directa requiere un poco de «acondicionamiento» e ir dando a las plantas más y más luz cada día para que se acostumbren. Comience con 1 hora o 2 cada día, y vaya incrementando 1 hora más al día siguiente. Si vive en una zona muy oscura, intente darle a su planta luz artificial con algunas luces de cultivo, pero recuerde mantener la fuente de luz a no más de 12 pulgadas (30 cm) de las plantas.

Demasiada luz; es posible dar demasiada luz a tus suculentas, especialmente cuando son bebés. La mayoría de las suculentas más pequeñas se quemarán si las deja a la luz solar directa durante mucho tiempo. Las hojas tienen marcas de quemaduras irregulares o comenzarán a secarse de afuera hacia adentro. A veces, el vidrio de su terrario también puede refractar la luz solar, ampliándola en un rayo intensamente caliente. ¡Así que evite el Sol directo!

Si algunas de las hojas de tus suculentas se queman, ¡no te preocupes! Les crecerán más hojas y las viejas morirán. Simplemente, aleje su terrario del área demasiado brillante.

Cantidad adecuada de agua

La cantidad «perfecta» de agua es un concepto bastante flexible para las suculentas, pero recomendamos «un buen riego con poca frecuencia». Recuerde regar bien el suelo y luego esperar a que se seque por completo antes de volver a regar. Los terrarios no tienen una abertura para que drene el agua. Por este motivo, recomendamos regar su terrario con poca agua y dirigir el riego directamente hacia cada una de las plantas.

Recuerde: No regar en exceso y no regar con demasiada frecuencia.

Debe tener en cuenta que los cambios no ocurren de la noche a la mañana como ocurre en algunas plantas de interior.

Aquí le mostramos cómo reconocer cuando sus plantas están tratando de decirle algo:

Muy poca agua: las plantas se ven arrugadas o las hojas se marchitan hacia abajo. No le des una tonelada de agua todavía. Las suculentas secas no son tan malas ya que fueron hechas para soportar largos períodos sin agua, siendo plantas del desierto. Si sus suculentas viven en un terrario sin ningún drenaje, tenga cuidado con la cantidad de agua que le da a sus plantas. Vigile las plantas durante la próxima semana y verá que sus hojas se vuelven gruesas de nuevo.

Demasiada agua: Si ya ha puesto demasiada agua en su terrario y el suelo toma la apariencia de barro y ve que el agua llena el fondo del recipiente, entonces es posible que desee probar medidas más urgentes. Inserte la aguja de una jeringa grande; en el fondo de tu recipiente succionando la mayor cantidad de agua posible. Luego deje secar su terrario en un lugar luminoso con buen flujo de aire, pero no al Sol directo. Nuevamente comience a regar sus plantas una vez que las cosas se hayan secado; es normal que algunas partes de las plantas mueran, no significa que toda la planta esté muerta. Volverán con amor y tiempo.

Cuidado de Terrarios de Suculentas: una guía rápida

¡Solo sigue nuestros consejos sobre cómo cuidar un terrario y pronto estarás en camino de convertirte en un gran papá plantil!

Para ayudarle a recordar los elementos esenciales del cuidado de tu terrario, creamos una práctica guía de referencia a continuación.

Un comentario de “Cómo cuidar un terrario de suculentas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *