Escribanos

Cómo cuidar una Kokedama

Hay muchas formas de exhibir sus plantas de interior favoritas, pero una kokedama (también llamado bolas de musgo) es especial. Al renunciar a una maceta, esta forma de jardinería parece sorprendente porque cultivas plantas en una bola de tierra envuelta en musgo y cuerdas.

Estos son nuestros consejos para un adecuado mantenimiento:

¿Cómo saber cuándo tu kokedama necesita agua?

Lo primero que probablemente te preguntaras es ¿cómo riego mi kokedama? Puedes sumergir la bola de musgo en un balde de agua durante 5 a 10 minutos más o menos. Luego saca la bola de musgo y déjala sobre el balde o el fregadero hasta que deje de gotear.

Por el peso, hay que tener una idea de qué tan pesada es tu kokedama cuando está regada y aproximadamente cinco días después volver a regar, influye el tamaño y tipo de planta, la cantidad de luz, la temperatura del aire y otros factores que variaran la frecuencia con la que necesites regar tu kokedama.

¿Cómo fertilizar tu Kokedama?

Si usas un fertilizante soluble en agua, puedes mezclarlo en el agua del balde que usas para remojar la bola de musgo o puedes nutrir el follaje rociando las hojas con una mezcla de agua y fertilizante. O, si usas un fertilizante de liberación prolongada, simplemente introducirlo en la kokedama El producto agregará nutrientes lentamente al suelo durante varios meses. Independientemente del tipo de fertilizante que utilices, asegúrate de seguir las instrucciones del empaque del producto.

Luz para la Kokedama

Al igual que con el riego, la cantidad de luz que le proporciones a tu kokedama depende del tipo de planta. En general necesitan mucha luz, puedes colocarlas encima de un plato o bandeja o colgarlos.

Lugar ideal para la kokedama

Donde quiera que exhibas tu kokedama, evita los lugares con corrientes de aire calientes o frías (como las de ventilación de calefacción o refrigeración). Estas ráfagas de aire caliente o frío pueden hacer que las hojas se pongan amarillas o marrones prematuramente, especialmente en plantas más tiernas como los helechos. La mayoría de las plantas de interior también aprecian un lugar con humedad relativa de media a alta. Si tu ambiente es seco puedes probar asperjando el follaje de la planta con un pulverizador.

Cuidado de kokedama: una guía rápida

 ¡Solo sigue nuestros consejos sobre cómo cuidar una kokedama y pronto estarás en camino de convertirte en un gran papá plantil!

Para ayudarle a recordar los elementos esenciales del cuidado de la kokedama, creamos una práctica guía de referencia a continuación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *